Tecnología de la simulación


Ventajas:

El objetivo principal de un simulador para entrenamiento es que sus usuarios aprendan a utilizar máquinas reales disminuyendo al mínimo la cantidad de horas de prácticas en la maquinaria real y que el aprendizaje se realice utilizando un plan pedagógico para el entrenamiento. El uso de esta tecnología se ve reflejado en los resultados que se obtienen, brindando las siguientes ventajas a los que los adquieren:

Ventajas para el operador o aprendiz:

  • Aplicación inmediata de lo aprendido en clases teóricas.
  • Ambiente de trabajo para el aprendizaje realista y seguro.
  • Curva más rápida de aprendizaje.
  • Ventajas para el departamento de entrenamiento:
  • Enfoque en áreas específicas de entrenamiento, con posibilidad de realizar ejercicios repetitivamente.
  • Menor costo de entrenamiento.
  • Menor tiempo de uso de la maquinaria fuera de sus tareas de productividad.
  • Reducción de costos de reparación y mantenimiento.
  • Posibilidad de recrear ambientes adversos de clima y de averías, que son imposibles de manejar en la maquina real.

Ventajas para la administración o gerencia:

  • Incremento de la productividad.
  • Reducción significativa de riesgos.
  • Diseño Instruccional

La utilización de un simulador para el entrenamiento permite además un seguimiento detallado de los aprendices por personal experto, tanto en la operación de la maquinaria como en pedagogía y aprendizaje.

Con este fin, se incorpora una metodología de trabajo y unas herramientas que permiten la creación de situaciones de operación de acuerdo con el conocimiento del instructor. El simulador proporciona en definitiva una realidad experimental que sirve para:

Demostrar: el simulador permite realizar demostraciones por parte de operadores expertos a futuros operadores para una primera toma de contacto.

Instruir: el aprendiz recibe las indicaciones y las lecciones que permitirán conocer cuál es la forma correcta de operar.

Practicar: una vez recibidas las indicaciones oportunas, el aprendiz deberá practicar las diferentes operaciones y tareas hasta asimilar su correcta ejecución.

En definitiva, los simuladores para entrenamiento del Instituto de Robótica incorporan un completo diseño instruccional que guía tanto al aprendiz como al instructor, aprovechando la experiencia de éste, para conseguir maximizar la capacidad de producción.